culebrilla ciega

 

 

 

  • Nombre científico:  Blanus Cinereus
  • Hábitat: Península Iberica, África, Sudamérica
  • Peligro de Extinción: Preocupación Menor (LC)
  • Longitud: 15 a 20 cm
  • Alimentación:  Pequeños Insectos, hormigas, etc…

La Culebra Ciega, un Reptil Inofensivo

En el mundo existe una gran variedad de reptiles, cuya peligrosidad nos hace mantenernos alertas y alejados de las zonas donde habitualmente se localizan; culebras y víboras de diferentes tipos a menudo preocupan a las personas que las avistan o encuentran, debido a la extendida creencia, que nos ha hecho pensar, que todas las culebras son venenosas. La culebra ciega en peligro de extinción es un reptil completamente inofensivo, cuyo aspecto, en vez de parecerse más a una culebra, se asemeja más a una inofensiva lombriz, pasando así desapercibida y confundiendo a quienes se la topan por el camino.

Entre los reptiles en peligro de extinción, bien sea catalogados en menor o mayor riesgo, está la culebra ciega o Blanus Cinereus, como lo indica su nombre científico. Este reptil es uno de los más particulares que podamos encontrar, específicamente en algunos lugares de Europa, llegando a considerarse una de las culebras más pequeñas que se conocen. Este post te lleva a conocer la Blanus Cinereus o culebra ciega en peligro de extinción, una de las especies más curiosas e interesantes, que luego de conocerla, dejarás de catalogarla como un amenazante o peligroso animal.

culebra ciega

Origen y hábitat

La culebra ciega pertenece a una de las especies de reptiles amenazados de extinción, cuyo origen es propio de la Península Ibérica, específicamente en la parte sur, aunque también es común hallarla en otros lugares del mundo, como en el continente suramericano o el norte de África donde se les suele encontrar con otra variación. En España, la culebra ciega es endémica en gran parte de la península, aunque no llega a aparecer en lugares como Navarra, Cantabria o Asturias, en contraposición a otros donde se le puede hallar como en Burgos, Orense, Zaragoza, Valladolid y Tarragona, siendo habitual encontrarlas en abundancia en otras regiones como Granada, pero en su extremo occidental.

El hábitat de la culebra ciega en riesgo de extinción se concentra en lugares o terrenos subterráneos y oscuros de ambiente mediterráneos, cuyas altitudes oscilen entre el nivel del mar y los 2400 metros. Suele habitar lugares muy variados como cultivos, matorrales o pastizales, siempre y cuando la densidad de la vegetación en estos espacios no sea demasiado espesa. Así mismo podemos encontrarla en estructuras deshabitadas, llegándosele a ver también, en ocasiones, en parques, patios y jardines. Esta especie de reptil prefiere los terrenos arenosos y profundos, ya que le permite excavar con facilidad para construir sus galerías.

La culebra ciega en amenaza de extinción suele encontrarse bajo las rocas a primeras horas de la mañana, en estado inactivo sin movilidad y con una temperatura muy fría, absorbiendo el calor que las rocas reciben del sol a medida que pasan las horas. En el transcurso del día se desplazan por sus galerías, ubicándose de nuevo al caer la noche, debajo de piedras u hojas secas alejadas de la luz.

Características Morfológicas de la Serpiente Ciega

Las características morfológicas de la culebra ciega, la han llevado a confundirse con una lombriz de tierra común y corriente, a simple vista, tal como lo dijéramos en los párrafos anteriores. Sin embargo, como pertenece a la clase de los reptiles, posee características específicas que la diferencian, ampliamente, de las lombrices, siendo totalmente inofensivas y desprovistas de todo tipo de veneno.

La culebra ciega o Blanus Cinereus se caracteriza por poseer un cuerpo alargado, duro y escamoso provisto de anillos que forman su dura piel, la cual va definida por placas rectangulares a lo largo y ancho de su cuerpo. La longitud de la culebra ciega oscila entre los 15 y los 20 centímetros, aunque se han llegado a encontrar algunas que alcanzan los 250 milímetros. Esta especie de reptil es de color oscuro, encontrándose variantes en sus tonalidades que van desde el rosa, el violeta, el rojo y el marrón. Posee una boca diminuta provista también de diminutos dientes con los que tiende a atrapar su presa en un hocico duro y redondeado, al igual que lo es su cola.

La culebrilla ciega  recibe su nombre debido a que posee dos ojos muy pequeños, en forma de puntos negros, los cuales están completamente cubiertos por duras escamas sin posibilidad alguna de visión. Afortunadamente sus sentidos del oído y el olfato están bastantes desarrollados, los cuales les permite orientarse y localizar a sus presas.

blanus cinereus

Alimentación de la Culebra Ciega

La alimentación de la serpiente ciega se caracteriza por ser muy variada, comprendido diversos tipos de insectos sobretodo aquellos de pequeño tamaño, que pueden ser atrapados y digeridos por una culebra de diminuta longitud como lo es la culebra ciega en peligro de extinción.

Esta especie de reptil se alimenta sobre todo de hormigas, sin embargo también incluye en su alimentación a lombrices, insectos, arañas, escarabajos, entre otros. Su poderoso olfato le permite detectar hormigas venenosas, que pudieran ser peligrosas o mortales para la vida de la culebra ciega, por lo que se le hace fácil alimentarse de hormigas u otros invertebrados que no representen un riesgo para este reptil. A través de su gran olfato, logra detectar los insectos que se esconden debajo de las piedras, cerca de las galerías subterráneas donde habita la culebra ciega.

Aunque la culebra ciega posea una alimentación variada, debido a que se alimenta de diversos tipos de insectos y otros tipos de invertebrados, suele comer muy poco, ya que su metabolismo es muy lento gracias al tamaño que la caracteriza.

Reproducción de la culebra ciega

La culebrilla ciega en peligro de extinción se reproduce durante los meses de abril y mayo, cuando las hembras ponen en primavera, uno o dos huevos de 2,5 centímetros aproximadamente. Los poros precloacales, tanto del macho como de la hembra, emiten feromonas para atraer a los ejemplares del sexo opuesto. Ambos ejemplares, al iniciar la cópula, entrelazan sus colas para llevar a cabo el acto sexual que dará origen a la formación de huevos, de forma alargada, cuyo tamaño es de grandes proporciones en comparación con el tamaño de la serpiente ciega. Estos huevos son depositados por la culebra ciega, en galerías subterráneas pero siempre a poca profundidad, debajo de troncos en descomposición o debajo de las piedras, donde suelen reposar.

El período de incubación de los huevos de la culebra ciega, oscila entre 70 y 80 días, dentro de los cuales nacen diminutas culebras cuya longitud comprende unos 8 o 9 centímetros. La incubación se lleva a cabo con éxito, gracias al calor que absorben las piedras y el terreno donde se encuentran depositados; por esta razón el período de apareamiento, incubación y reproducción se lleva a cabo durante la época de primavera.

culebrilla ciega

Amenazas de la culebra ciega en riesgo de extinción

Como ocurre en la gran mayoría de los reptiles en peligro de extinción, la culebra ciega no posee amenazas directas, que la condenen a una pronta desaparición de nuestro planeta. No obstante, existen ciertos peligros de su permanencia en la Tierra, que describimos a continuación.

Destrucción o alteración de su hábitat

Uno de los constantes riesgos que sufre la culebra ciega en peligro de extinción es la destrucción del suelo donde suele hacer galerías subterráneas; esto se debe a algunas acciones indiscriminadas por parte del ser humano para construir urbanismos o edificaciones en diversas zonas donde suele habitar este reptil en amenaza de extinción.

Contaminación del suelo

La culebra ciega no puede sobrevivir en suelos contaminados sobretodo cuando estos han sido infectados con productos químicos altamente nocivos para el organismo de este reptil. Las labores agrícolas del ser humano, desprenden indiscriminadamente pesticidas, herbicidas, fertilizantes, entre otros productos, afectando el período de vida y el hábitat de las culebras ciegas.

Su falso poder venenoso y peligrosidad

Muchas culebras ciegas mueren a diario en manos de seres humanos, quienes al toparse repentinamente con este réptil, deciden acabarlo por la falsa creencia que existe de su poder venenoso y peligrosidad.

La culebra ciega en peligro de extinción ha sido incluida en el Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España, bajo la categoría de Preocupación Menor, dando a entender que está lejos de desaparecer, pero cuyo riesgo sigue latente pudiendo convertirse en un caso inminente e irreversible de amenaza de alto riesgo. Así mismo la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) establece también esta categoría para la serpiente ciega, siendo catalogada como una especie de Interés Especial, tanto en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas como en el Catálogo Andaluz que rige la preservación de estas mismas especies.

Aunque los depredadores de la culebra ciega sean numerosos, como el zorro, el jabalí, el lagarto ocelado, algunas víboras, entre otros, éstos no se consideran determinantes en el riesgo de extinción de este réptil ya que son depredadores naturales, que actúan dentro de la cadena alimenticia del ciclo natural en un ecosistema.

Actualmente existen algunas propuestas de conservación, que permitirían acabar con las falsas creencias que la ponen en riesgo, así como para crear conciencia en otros aspectos necesarios que considerarían y divulgarían la importancia de preservar la vida y la permanencia sobre la Tierra de este peculiar reptil ciego en amenaza de extinción.

Aguardamos con cierta inquietud y escepticismo que esta bella especie no se una a la lista interminable de animales extintos y que entre todos podamos llegar a salvar. Esperamos que este artículo te haya gustado y puedas conocer con más detalles a la culebra ciega. Por nuestra parte tan solo nos queda darte las gracias por visitar nuestra web, pero antes de que nos abandones quisiéramos pedirte un pequeñito favor 😉 .
Somos conscientes de que vivimos en una época de grandes cambios en los ecosistemas debido principalmente a la mano del ser humano y ello repercute directamente en el hábitat de los animales más desprotegidos. En un mundo tan globalizado como en el que hoy vivimos, sabemos de la importancia que tienen las redes sociales para difundir los mensajes. Es por ello por lo que te pedimos que compartas este articulo en tus redes sociales para poder concienciar a un mayor número de personas sobre la necesidad de cuidar entre tod@s a estos animales en peligro de extinción.

Con un pequeño gesto de cada uno de nosotr@s estamos completamente seguros de que podremos cambiar el rumbo de nuestro planeta. Un millón de GRACIAS!!!!!

flechas rojas

5/5 (2 Reviews)